ENCUENTROS

ENCUENTROS

Hay encuentros pasajeros pero profundos, y los hay largos y poco trascendentes.

Hay encuentros como cicatrices, imborrables, para siempre. Marcan con su aparición la vida entera.

Hay encuentros alegres, risueños, suaves y livianos, como brisa fresca en tarde calurosa.

Hay encuentros intangibles, como pensamientos fugaces o sentimientos inasibles.

Hay encuentros que son recuerdos guardados en el olvido. Mensajes ocultos del alma reencontrados en un recodo o en una mirada.

Hay encuentros serios, duros, pétreos e inflexibles… que hieren y muestran, marcando el camino con lágrimas.

En cada gesto o mirada existe oculto un posible encuentro. En cada apretón de manos, en cada abrazo, en cada desprecio y en cada desplante.

Los que miran los encuentros, son sabios caminantes, que guardan el tesoro de sus constantes hallazgos.

Hay encuentros de un segundo y hay encuentros eternos, los hay fugaces como relámpagos y permanentes como galaxias.

Los encuentros ocurren continuamente, con tanta frecuencia que forman parte del paisaje y por eso nos suelen pasar desapercibidos.

Los encuentros se presentan en nuestras vidas para indicarnos caminos y señalarnos posibles errores.

Pero cada encuentro, siempre,  es un misterioso manojo de posibilidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *